Trascender a través de la educación

Por Mtra. Irasel  Negrete  Ronzón*

Con  mucha  emoción  comienzo  esta  travesía  como  columnista;  siempre  he  pensado  que  aquellas  experiencias  que  nos  llevan  al  aprendizaje  se  deben compartir,  porque  a  final  de  cuentas,  todos  debemos  enfocarnos  en  la  formación  de  una  sociedad  sensible,  empática, activa,  propositiva,  innovadora,  creativa,  justa  y  democrática  entre  otros  valores.

Antes  de  comenzar  quiero  presentarme,  soy  originaria  de  Coatepec,  mi  formación  se  ha  basado  en  líneas  importantes  que  marcan  mi  personalidad,  durante  mi  infancia  y  adolescencia  estuve  estrechamente  ligada  al  deporte, además de  practicar  gimnasia  y  natación, por  más  de  una  década formé  parte  de la  Selección  Estatal  de  Nado  Sincronizado,  lo que me  hizo  volverme  independiente  y  responsable  a  muy  corta  edad ya  que  constantemente  viajaba  a lo largo del  país  a  competir   tanto  en   eventos Nacionales  como   en las  diversas  Olimpiadas  Juveniles  Nacionales,  incluyendo la  primera  realizada  en  1996,  además,  constantemente  salíamos  a  dar  exhibiciones  a  otros  Municipios, al  principio,  mi  mamá,  al  igual  que  las  de  mis  demás  compañeras  asistía  conmigo  pero  conforme  fui  creciendo  aunado  a las  distancias  a  recorrer  y  a  su  trabajo  no  siempre  le  era  posible  acompañarme por  lo  que  me  debía  hacer  responsable  tanto  de  lo  que  guardaba  en la  maleta,  como  de mi  alimentación,  descanso, horarios, etc., además  el  estar  en  una  competencia  siempre  resulta  una  experiencia  estresante, altamente  emocional  y  muy  significativa  para quien la  vive;  a  la  par  del  deporte,  siempre  tuve  el  interés  por la  danza,  por  lo que,  decidí  dejar  el  deporte  siendo  medalliasta  nacional  Clase  “A”  y  explorar la  danza  de  una manera  más  formal  ya  que antes  sólo  había  estado  en  ella  de manera  intermitente  y  fue  así  como decidí  presentar  examen  en  la  Facultad  de  Danza  a la par  de  ingresar  a  la  Escuela  Normal  Superior  Veracruzana,  al  terminar  la  carrera  de  maestra,  me  mudé  a La  Habana, Cuba  a  especializarme  en  Ballet  Clásico  en  La  Cátedra  para  extranjeros  del  Ballet  Nacional  de  Cuba,  vivir  allá  fue un  experiencia  renovadora  para  mí,  pues  a  pesar  de las  carencias  de  artículos  que  hay, la  gente  vive  feliz y  siempre  tienen  la  calidez  necesaria  para  tratar  a los  demás  y  salir  adelante,  de  igual  modo,  vivir  allá  me  hizo  valorar  todo  lo que  en  mi  bello  Coatepec  y  en general  en  México  tenemos.

Después  de  algunos  años  de  dedicarme  a la  danza  y a  estudiar mi maestría  en  Tecnología  Educativa,  por  sugerencia  de  mi  mamá, presenté  examen  de  oposición  a las  plaza  de  Telesecundaria y  hoy  a  11  años  de  eso,  pienso que  fue  la mejor  decisión  pues  tengo  la  oportunidad  de  hacer  las  2  cosas  que  tanto me  apasionan:  bailar  y  dar  clases. Fui  de las  sorteadas  para  el  evaluación  del  Servicio  Profesional  Docente  y  obtuve  nivel “Destacado”  en  mi  resultado  lo  que  me  hace  sentirme  con mayor  responsabilidad  al  dar  mis  clases;  tengo  la  gran  ventaja  de  trabajar  en el  Subsistema  de  Telesecundarias y ahí  puedo  crear  verdaderas  redes  de  trabajo  y lazos  de  identificación  con  mis  alumnos  que  me  han  llevado  a  una lograr educación  significativa  y  apoyarlos a  la  construcción  de sus  proyectos  de  vida  con  base  en  los  valores  que  pienso  que son  necesarios  para  vivir  en  armonía  y  en  los hábitos y disciplina  que   yo  aprendí  tanto  en  el  deporte,  en la  danza  y que  construí en  mi  historial  académico  que considero que  se  deben  tener  para  ser  personas  de  éxito, lo  cual, he  logrado  a través  de  prácticas  educativas  innovadoras,  siendo  parte  de  ellos,  aplicando  el  liderazgo  compartido, la  escucha  activa  y  siempre  teniendo  un  objetivo  diario  a  lograr y con  metas  en  común,  así  han  sido  mis maravillosos  11  años  de  servicio  y  a  lo largo  de  estos ha  sido  sumamente  reconfortante  saber  de  ex  alumnos  que  se  encuentran  trabajando  en  otros  países  en  el  sector  de  Turismo,  egresados  de  Economía,  Pedagogía,  Sociología, algunos  más  tocando  en  Orquestas,  estudiantes  que  siguen  adelante  con  su  preparación  y  uno  más  como  seleccionado  en un  equipo  de fútbol de  primera  división, entre  otros,  a  todos  los  considero  ciudadanos  de  bien;  todo  ello  me  lleva  a pensar  que  mi  trabajo  ha  sido  positivo  y  trascendental  pero  que  a  la  vez,  mis  alumnos  trascienden  en  las  personas  que les  rodean  y  el  ser  personas  de  bien  se  vuelve  un efecto  dominó.

*Colaboradora de www.revistasinrecreo.com

Comments

comments