La Dirección General de Bachillerato mantiene aviadores

En la DGB interinatos se otorgan a personas que nada más cobran pero no las trabajan. Personal sin perfil y sin ser evaluado se benefició con el otorgamiento de estas plazas.

Por Irineo Pérez Melo*

La DGB es dirigida por Juan de Dios Reyes Cárdenas.

La transparencia y rendición de cuentan en algunas dependencias del gobierno estatal son solo palabras en el gobierno del cambio, y una clara muestra es lo que sucede en la Dirección General del Bachillerato, en donde los interinatos son cubiertos por personas que sólo cobraron sus emolumentos sin presentarse a laborar.

De acuerdo a la información proporcionada, se indica que el personal, en algunos casos no cuenta con el perfil para ocupar las claves asignadas, al no contar con la preparación para ocuparlas y mucho menos fueron evaluados para cubrir esos interinatos, como ocurre con el resto de los aspirantes que buscan estas suplencias.

En algunos casos se dan incompatibilidad de horarios, porque al contar con una plaza administrativa, para el caso del bachillerato, no pueden tener más de 40 horas-semana-mes, como ocurre con las plazas que ostenta Mayra del Rosario López Vázquez: 2312001361300006, con 36 horas, adscrita al centro de trabajo 30ADG2636F de la Dirección General de Bachillerato y 2312500345101071 y 2312500345302085con 4 y 6 horas, respectivamente, adscritas al centro de trabajo 30EBH0387Z DEL Colegio Preparatorio Vespertino de Xalapa.

En el caso Marco Antonio Guzmán González se le realizó el movimiento 1700073075, como nuevo ingreso, con una plaza de auxiliar administrativo “A”, fue dado de alta por licencia con fecha 21 de septiembre de 2017 y según concluía el 20 de noviembre de ese mismo año. No se tiene conocimiento a donde fue adscrito, de lo único que se sabe es que en todo ese tiempo estuvo cobrando sin trabajar.

De igual manera, Mayari Hernández Nava, quien funge como jefa de Control de Trámites, tiene las claves 2311061108500863 con 20 horas adscrita al centro de trabajo 30EJN0087V Esperanza Osorio y 2311082104900905 y 2311082104900906, del centro de trabajo 30EPR3784B Jesús Corona García, tampoco se tiene conocimiento de que haya estado laborando en dichas áreas de trabajo, pero si cobró.

Se indicó que está en proceso el cambio de plaza de preescolar que ostenta a una de 30 horas, lo cual de ser cierta esta situación, incurriría la dependencia educativa en una acción irregular, porque para poder acceder a ella se tiene que evaluar primero y concursar con aquellos que la están demandando.

Por cuanto hace a Sergio Efraín Malpica Castella en su historial de movimientos destaca el realizado con el número 1700061948 con el cual se le dio alta plaza adicional por licencia, desconociéndose la clave de la plaza asignada, pero “cubrió” el periodo del 23 de marzo al 12 de abril del 2017, pero nunca se presentó a laborar, porque al parecer la plaza que le fue otorgada, su adscripción se ubicaba en el puerto de Veracruz.

Esto es solo una prueba de que en el gobierno del cambio siguen persistiendo estas anomalías que tanto fueron criticadas del pasado y ahora, al parecer, sin cumplir con los mínimos requisitos que se requieren para ocupar las plazas, porque a los amigos y allegados de los neofuncionarios, se les ha dispensado todos estos trámites.

Ante esta situación, el órgano de control interno de la Secretaría de Educación de Veracruz y la propia Contraloría General del Estado, deben intervenir y subsanar estar irregularidades, de detectarse alguna situación que pueda tipificarse como la comisión de un delito, se debe aplicar la ley de manera estricta.

*Colaboración.

Comments

comments