En LA y México la divulgación científica no se valora

Además, aseguró José Manuel Posada de la Concha, se requiere profesionalizar a los divulgadores. 

 

Buena parte del conocimiento científico es inesperado, celebró José Manuel Posada de la Concha

 

Por Karina de la Paz Reyes Díaz*

 

23/01/2018, Xalapa, Ver.- El profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Manuel Posada de la Concha, sentenció que el gran problema de la divulgación de la ciencia en el país y en Latinoamérica es la profesionalización.

“El gran problema de la divulgación es que está conformada, por lo menos en México y Latinoamérica, por un conjunto de gente que estamos tratando de darle forma y profesionalizarla, porque no lo está”, fueron sus palabras.

Ante los integrantes del curso-taller Introducción a la Comunicación de la Ciencia, que organizó la Dirección de Comunicación de la Ciencia de la Universidad Veracruzana (UV) y el Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos, aclaró que si bien desde la década de 1980 a la fecha se han tenido muchos avances en la materia, actualmente sigue en construcción.

“Todavía le falta mucho, tanto le falta que la mayoría de los no especialistas, aunque sea gente preparada, culta y con grados académicos no entiende verdaderamente el valor, la importancia y las reglas de la divulgación de la ciencia. En eso estamos, tratando de luchar contra corriente.”

Posada de la Concha, quien actualmente publica en diversas revistas como Ciencia y Desarrollo¿Cómo ves? y Correo del Maestro, comentó que la divulgación de la ciencia tiene una definición precisa, así como reglas y características específicas; no obstante, suelen confundirla muy frecuentemente con otro tipo de actividades académicas.

“Eso no quiere decir que no se traslapa con otras actividades, como la educación formal, el periodismo científico o la difusión de la ciencia”, dijo, y de paso remarcó que una de las maneras de comunicar la ciencia es la divulgación.

Pero ésta, lamentó, “no se valora, no se conoce, no se sabe qué hacemos y no se le da la importancia a este quehacer, que está a la par del de un profesor, arquitecto, médico, astronauta, de todas las labores profesionales”.

Ante la necesidad de profesionalizar la labor, el escritor de divulgación de la ciencia celebró que instituciones como la UV desarrollen este tipo de ejercicios, en el que participó con la conferencia “La divulgación de la ciencia, ¿por amor al conocimiento?”.

Al respecto, enfatizó que más allá de divulgar la ciencia por contribuir al pensamiento crítico, fomentar la creatividad y curiosidad, está la pasión y el gusto por el conocimiento científico.

“Algo de lo que se habla poco y que es un excelente gancho es que buena parte del conocimiento científico es inesperado. La naturaleza se comporta de formas en que no es posible predecir y en la mayoría de los casos es poco intuitiva.”

*Colaboración.

 

Comments

comments