¿Tabasqueño, chilango o queretano?

Por Álvaro Belín*

Una pregunta que podría rondar entre los coleccionistas de datos con vistas a las elecciones presidenciales del 1 de julio es si Tabasco podría tener a su primer paisano en la Presidencia de la República o si, por el contrario, la derrota del más avanzado precandidato presidencial le significaría muchas décadas más antes de obtener el boleto de acceso de alguno de sus nativos.

Ya sabe que, además de quienes quieren al tabasqueño en la cúspide, hay otros que apostarían porque Querétaro sume a su tercer hijo pródigo al mando del país y hay otros, muchos también, que apostarían por reforzar a la Ciudad de México en su lugar de honor como la primera entidad en aportar al mayor número de mandatarios nacionales.

La historia no registra a un tabasqueño en la Presidencia de México, pero este año podría suceder el milagro de elevar al primero de ellos, de mantenerse el enorme margen que tiene en las preferencias electorales el aspirante morenista Andrés Manuel López Obrador. De no ganar en su tercera oportunidad, pasarán muchos años (décadas tal vez) para que se dé una oportunidad clara para que otro tabasqueño logre ser inquilino en Los Pinos.

 

Ciudad de México y Querétaro quieren ese privilegio

 

Querétaro, con ser un estado igualmente pequeño, tendría su tercer nativo en la Presidencia, en caso de que obre el milagro y Ricardo Anaya Cortés, oriundo de su capital, logre apagar la maldición de más de 100 años sin que un paisano suyo se siente en la silla presidencial.

En efecto, de ese estado son Manuel Gómez Pedraza, quien gobernó al país de 1832 a 1833, y Francisco León de la Barra, quien también gobernó unos meses a México, de mayo a noviembre de 1911. Desde entonces, nada, y parece que la maldición podría prolongarse.

La capital del país, hoy Ciudad de México, ha aportado al mayor número de presidentes, pero en esta ocasión, pese a ser postulado por el antaño partido aplanadora, el aspirante chilango (del PRI) es uno de los más débiles, al grado de pelear afanosamente con el candidato del PAN el segundo lugar en las preferencias electorales para cuando comience la campaña presidencial y, con ello, obtener el voto útil de aquellos que no quieren al tabasqueño.

Si logra ganar la elección, el capitalino José Antonio Meade Kuribreña se uniría a la larga lista de sus paisanos que han gobernado el país, comenzando por José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix, mejor conocido como Guadalupe Victoria, quien fue el que inauguró la lista y que gobernó al México independiente de 1824 a 1829.

La larga nómina la completan Mariano Paredes y Arrillaga (1846), José Mariano Salas (1846), Manuel de la Peña y Peña (1847), Manuel María Lombardini (1853), Rómulo Díaz de la Vega (1855) y Miguel Miramón (febrero de 1859 a agosto de 1860).

Además, José María Iglesias (1876), Pedro Lascuráin Paredes (1913), Luis Echeverría Álvarez (1970-1976), José López Portillo (1976-1982), Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) y Ernesto Zedillo Ponce de León (1994 a 2000).

 

¿Los independientes cuentan?

 

Aunque tiene pocas posibilidades, la candidata independiente Margarita Zavala Gómez del Campo, esposa del expresidente Felipe Calderón Hinojosa, también buscaría que la Ciudad de México ampliara su primacía para ocupar el puesto.

Oriundo de Galeana, Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, quien ganó la gubernatura de su estado por la vía independiente, se ve con los arrestos de buscar la Presidencia sin el respaldo de ningún partido. En la muy lejana posibilidad de que ganara la elección, sería el segundo neolonés en lograr dominar el zócalo desde el lugar más privilegiado, el Palacio Nacional, algo que ya disfrutó Valentín Canalizo, quien gobernó de octubre de 1843 a junio de 1844.

Otro candidato independiente a la Presidencia que podría venir en las boletas electorales es Armando Ríos Pitter, exdiputado federal del PRD, oriundo de Tecpan de Galeana, en Guerrero, un estado que ha dado a tres presidentes, todos ellos considerados en la nómina de héroes nacionales, en particular por su destacada participación en la guerra de Independencia: Vicente Guerrero (abril a diciembre de 1829), Nicolás Bravo (de manera interina en 1839, 1842,1843 y 1846) y Juan Álvarez Hurtado (octubre a diciembre de 1855).

 

Veracruz, fuera

 

No hay, como no lo ha habido en muchas décadas, participantes de Veracruz, una entidad que ocupa el segundo lugar en número de Presidentes de la República nacidos en sus tierras tropicales.

A la espera de no pecar de impreciso, Veracruz ha visto nacer a al menos 8 presidentes: Antonio López de Santa Ana, que por sí mismo rebasaría el número de los presidentes de las demás entidades (lo fue en 11 ocasiones distintas, de 1833 a 1855)

Completan la lista: Francisco Javier Echeverría (septiembre a octubre de 1841), José Joaquín de Herrera (diciembre de 1844 a diciembre de 1845), José Ignacio Pavón (agosto de 1860), Sebastián Lerdo de Tejada (1872 a 1876), Francisco Lagos Cházaro (1915), Miguel Alemán Valdés (1946-1952) y Adolfo Ruiz Cortines (1952-9158). Cuatro de ellos, por cierto, oriundos de Xalapa.

Los otros estados, además de Tabasco, que nunca han tenido presidente son Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Chiapas, Chihuahua, Morelos, Nayarit, Quintana Roo, Sinaloa, Tlaxcala y Yucatán.

 

Comentarios: [email protected] | www.alvarobelin.com | Twitter: @AlvaroBelinA | http://formato7.com/author/abelin/

 

 

 

Comments

comments